Léase en voz alta

Léase en voz alta, Alvaro UrkizaPero sin gritar. Vocalice bien cada palabra, dando mayor énfasis a “yo” y “sin ti”. En caso de ser posible, acompáñese el recitado con algún gesto comedido pero enérgico. La luz de las velas y una botella de Oporto no son imprescindibles aunque si aconsejables. En cuanto a la música de fondo, queda a discreción del lector. No escatime pausas para mirar hacia ella algo anhelante, sobre todo tras leer “¿recuerdas?” o “predestinados”. Nunca, en ningún caso, derrame lagrimas de dolor y ausencia; la emoción debe ser contenida y ajustada al texto. Recuerde nuestro objetivo y continúe leyendo. Observe discretamente el efecto de sus palabras y considere, al terminar de leer, la posibilidad de un abrazo o incluso de un beso. Siga siempre las instrucciones de uso y en caso de duda consulte a un farmacéutico.

Anuncios

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s