Cumplir órdenes

Presencias, Victor Cuerno

Al pasar por el salón he vuelto a verla, Doña Fátima no se ha ido. No es una sombra, no es un fantasma. No soy yo misma. Ni siquiera es un familiar lejano. Tampoco es una cara en los espejos, ni un recuerdo. Las visitas se agradecen cuando son deseadas y se marchan a tiempo, dice Doña Fátima. Cada uno en su casa y Dios en la de todos, dice, cuando nos cruzamos en el pasillo.
Este trabajo me está matando. Ya he vaciado su cuarto y me faltan todavía el baño y la habitación de la plancha. Después, no puedo demorar más, debo hacerlo. Llevo aquí casi dos semanas. Otra vez cocinó lasaña Doña Fátima, sabe que es mi comida preferida. De hoy no pasa, en los postres le entrego la orden de desahucio.

(Ilustración, Victor Cuerno. Acrílico y técnica mixta sobre papel.)

Anuncios

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s