Marcapasos audaz

Marcapasos late la mañana sintiendo todavía el abrazo cálido que llenó su noche. Late despacito, consciente ahora de la ausencia de emociones entrañables, de la falta de escalofríos, del seco lagrimón envinado que tanto reconfortaba.
Avanza decidido y no mira atrás más que con el rabillo de la memoria. Es audaz, o al menos considera que lo es.
Ha decidido erróneamente no volver a llamar a esa mujer, a ese cuerpo sorprendente y amable, a ese encuentro fugaz. Ha decidido no regar la semilla, cerrar el episodio, esconderse otra vez y continuar el audaz camino de su cobardía. Paso a paso, latido a latido, hasta que se le agoten las pilas.

Anuncios

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s