De película

Ser portero en los estudios de cine resulta entretenido. Saludo a las estrellas al llegar y les sostengo la puerta al salir. Durante años he visto como algunas envejecían y se apagaban, como desaparecían. También veo cómo nacen otras nuevas, ingenuas, con el éxito en sus pasos y en su mirada. Igual que yo mismo hace 40 años.

Mi último guión no ha gustado aunque es lo mejor que he escrito. El productor dice que sobran diálogos, que no plantea situaciones nuevas, que no funciona el dibujo de los personajes. Había pensado en Dorothy Lamour para el papel protagonista, pero se ha retirado del porno y ahora solo trabaja en películas para todos los públicos.

En el accidente perdí la pierna derecha y un ojo. La escena no se cortó y hoy figura entre los clásicos de acción de todos los tiempos. Mi nombre aparece en los créditos finales: J. Strummer, extra. Tras el divorcio y la bebida, no me canso de verme volando en llamas mientras todo estalla rojo y ardiente, un infierno mortal. Como la maldita residencia.

¿Me habré puesto demasiado perfume? Dicen que Hubert Rafinski odia la afectación y tiene fama de director duro con los actores y el equipo. En la fiesta fue dulce y que haya llamado demuestra que le intereso como actriz. Se valiente, Dorothy, y entra en los estudios saludando al amable portero que te abre la puerta con sonrisa de gato viejo.

Anuncios

Un comentario en “De película

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s