Escribir es fácil si sabes cómo

Escribe una frase corta. Después una palabra. Una. Escribe a continuación una frase larga que rompa el ritmo telegráfico del texto y llene de significado a su vaivén musical, haciendo que el lector respire sosegado tras el Morse semántico anterior. Bien. Ya es hora de un punto y aparte, de comenzar otro párrafo.

Utiliza un lenguaje adecuado para cada tema. Habla sin mamoneos de obscenidad y miseria, escupe insultos y exabruptos coloquiales, cojonudos para describir la crudeza del puterio y la degradación.

En cambio, no escatimes florituras de estilo cuando escribas acerca de bellezas lánguidas, de un crepúsculo teñido de suave melancolía, del brillo acuoso en unos ojos verdes, de aquel relincho a lo lejos.

Respecto al tema, cualquiera es válido siempre que hables en primera persona.

– ¿Y los diálogos? – preguntó ella, interesada.

– Los diálogos – contesté – aportan verosimilitud y cercanía además de ocupar mucho espacio con pocas palabras.

No olvides que el desenlace es crucial. Los lectores cierran el libro con las últimas páginas aún grabadas en su memoria. Básicamente existen cuatro tipos de desenlace: el feliz, el desgraciado, el abierto y el FINAL.

Anuncios

2 comentarios en “Escribir es fácil si sabes cómo

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s