El taxidermista

El disecador es un anciano meticuloso. De todos los sentimientos y opiniones que almacena en su taller escoge los mas decorativos y los conserva para siempre con gesto natural. Unos ojos de cristal brillan reales en esa cabeza que duda, luce peinada a conciencia la melena del arrepentido. Su reputación es excelente, disfruta del trabajo bien hecho. Acepta ya solo encargos interesantes a los que dedica … Continúa leyendo El taxidermista

Recetarios del Fuego – Intro

Dicen que para el que quiere escribir no hay material más fructífero que sus propias experiencias. Os contaré pues acerca de saltar de un coche en marcha, de llamas que lo devoran todo, de cortar troncos y de música hecha con lluvia. Hablaré sobre chamanes ambiciosos, sobre la soledad del objeto no comprado en el escaparate o de las últimas negronas melancólicas. Como ejercicio de … Continúa leyendo Recetarios del Fuego – Intro

El vuelo del caracol (Continuación)

Subiendo casi sin ahogos la pendiente, decidido, aunque apoyando una mano en los contenedores de basura, F. alcanza las aceras de la calle Entrevías y descansa un momento. Se acuerda del doctorcito en el centro de salud y de sus recomendaciones y sonríe de nuevo. Templado, continúa con su monólogo interior y revive el sueño que tuvo anoche: “Estoy en mi balcon, el caracol descansa en los … Continúa leyendo El vuelo del caracol (Continuación)

Hacerlo con Teresina Ortega

Otoñal limpiadora de casas, esta chacha proverbial y sin depilar me abrazaba sujetando la foto de su marido perdido en el mar hace cuarenta años y una papelina. En su casa aprendí a desarrollar esa ética nueva que brotaba en las ruinas del río. Me refugiaba allí absolutamente colocado o simplemente hastiado de la fábrica y de todos cuando no tenía donde caerme muerto. Ella … Continúa leyendo Hacerlo con Teresina Ortega

El vuelo del caracol

Cuando caminamos, en la profundidad de la huella se mide el peso de futuras memorias. Por eso F., nuestro protagonista, pisa fuerte atravesando la ciudad ofrecida, abierta de portales y postigos. Aquí el salitre muerde el hierro de verjas y aldabas, legaliza drogas y dignifica esculturas de rotonda. El viento de la playa acaricia espejos heredados y empuja al paseante hacia su destino. F. zigzaguea el … Continúa leyendo El vuelo del caracol