Los Antiárticos del sur

W.A.Shadows, gran volador

“Existen cosas sin nombre. O nada sin nombre existe”  W. Andrew Shadows

William A. Shadows, 1931-1989, premio Nobel de Física,  decano de Filosofía comparada  y muerto debido a una agresión callejera sufriendo VIH terminal, es otro personaje más en esa inmensa lista de olvidados por la posteridad.

Explorador aéreo (principalmente en globo o bajo los efectos de alguna poderosa sustancia), escribió dos libros fundamentales y amenos, “La inercia de la gravedad” que relata sus primeros años, sus estudios en Princeton y su iniciación a las drogas, la geografía y el chamanismo, y “Los Antiárticos del sur” una dinámica historia plagada de referencias humorísticas y antropológicas que cuenta su ultima expedición en globo al Antártico.

Los Antiárticos del sur comienza explicando los orígenes de esta expedición: el convencimiento de Shadows, siguiendo la ley de los opuestos, de que si el Ártico posee vida en forma de fauna, flora y colonias humanas allí asentadas, el Antártico, supuestamente yermo y despoblado, debería poseerlas también, y su inexistencia se debe simplemente a nuestro desconocimiento de esos seres.

Decidido a encontrar esas muestras de vida animal y vegetal,  a esos pobladores ocultos que eél denominó los Antiárticos, voló en la Ayawaskina, su enorme globo, equipado con grandes reservas de oxigeno, provisiones y acompañado por su fiel amigo Ronald Dick, fotógrafo encargado de documentar el viaje e inmortalizar sus importantes descubrimientos.

La Ayawaskina, 1976

En un fragmento de su diario de viaje leemos:” (….) y disfrutar de otra aurora como esta ha abierto aun mas nuestra percepción, la certeza de que el elemento mágico está presente, diría que hasta conforma la realidad tal y como la sentimos. La Ayawaskina vuela ahora muy por encima de los hielos de Lurks y aunque terminamos ayer el ultimo galón de ginebra, todavía permanece intacto el brandy y varias onzas de hashis libanés. La cerveza mantiene niveles aceptables, considero incluso posible avistar a los Antiárticos antes de que se agote…. ¿Podremos ser los primeros en compartir una lager con ellos?”

Animados por ese espíritu pionero y emprendedor, los dos expedicionarios pudieron al fin, la mañana del 6 de diciembre de 1977, avistar señales inequívocas de presencia humana y fotografiarlas desde el aire a pesar de la tormenta que sufrían en ese momento. Desgraciadamente, sus intentos de tomar contacto con ellos fueron frustrados por los violentos delirios y el posterior intento de saltar al vacio de R. Dick, viéndose conminados a regresar urgentemente al haber agotado la tripulación toda su reserva de productos medicinales.

El testimonio de sus aventuras y descubrimientos, excepto las fotografías, que por un triste equivoco terminaron en el océano, permanecerán siempre como una magnifica joya para aquellos que consideramos la imaginación como el ultimo límite del conocimiento.

Anuncios

Un comentario en “Los Antiárticos del sur

  1. Este personaje es ficticio, inventado, nunca existio, pero condensa las dosis de quijotismo y romantica heterodoxia de otros muchos que si lo hicieron y aun continuan haciendolo aunque no salgan en la foto mediatica. La imagen del articulo es de Dylan Thomas, el poeta del cual Bob Dylan tomo prestado el apellido.

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s