De un desierto oculto, bandoleros decapitados y esclavos libres

 
 
Lampiao y Maria Bonita

La mano enguantada en látex del tatuador sujeta con firmeza el bíceps de su cliente. Se clavan las agujas en la piel. Chirría la maquina con ese ruidito irritante, se detiene a veces; el artista limpia con una gasa la tinta y la sangre.

Poco a poco distinguimos los rasgos de Lampiao, Virgulino Ferreira da Silva, el cangaceiro del Sertao, y de su compañera María Bonita. Héroes populares, bandidos legendarios y románticos que recorrieron el nordeste brasileño con su banda hasta casi mediado el siglo veinte. Reivindicaron primero su propia libertad, y después, arrastrados por una espiral de golpes y escapadas, de épica montaraz y lucha, también la libertad de todos. Santos seguidos por profetas, tachados todos ellos de criminales y anticristos. El personaje de Lampiao se nos aparece rodeado de un halo de misterio y leyenda, profesor rural vagando por las agrestes sierras del cangazo, vengando la muerte de sus padres a manos de terratenientes poderosos y robando a los ricos para dar a los pobres. Finalmente, en 1938, un ejército de mercenarios contratado por los hacendados y el gobierno les sitió y asesinó a traición. Sus cabezas junto con las de sus más famosos lugartenientes fueron expuestas en la ciudad de Recife para escarmiento del populacho que los había convertido en héroes. Hay fotos de su vida y de su muerte.

Ahora, en el milagro sobre la piel, resucitan.

lampiao banda

Lampiao lleva gafas y a su lado María Bonita parece pequeña y vivaz. Es evidente que están enamorados. Sujetan dos perros de caza que posan también para la imagen. Aparecen en segundo plano, respetuosos, Corisco y otros cangaceiros de la banda sosteniendo sus fusiles, vistiendo los uniformes diseñados por Lampiao. Brillan los sombreros semicirculares inspirados en el napoleónico, adornados con estrellas y soles de metal. Son marciales y poéticas las cartucheras cruzadas en el pecho y los pantalones embutidos en botas altas de cuero con remaches.

El turista que disfruta de la costa del nordeste brasileño, desde el estado de Salvador de Bahía al de Maranhao, no imagina por lo general la sorpresa geológica que reserva el interior del país. Aquel que se adentra más allá de la estrecha franja de vegetación al lado del mar y sale del circuito turístico encuentra una enorme área seca, casi desértica. El Sertao, la tierra de Lampiao.

1938, Recife, Brasil

Es el imperio de la Caatinga, un arbusto espinoso que simboliza el espíritu de esta región y de sus gentes, donde veinte millones de brasileños comparten 800.000 kilómetros cuadrados de aridez con 45 especies de serpientes. El humedal, lleno de animales y vida, y la Amazonia madre surcada por ríos caudalosos, enmarcan este suelo donde no llueve durante años.

Pobre, heroico y agreste, el Sertao ha desarrollado toda una cultura, desde lo gastronómico a lo musical. Tuvo tradición como refugio de perseguidos y forajidos mucho antes de la época de Lampiao y es probable que la tenga aun hoy. En sus bancos hay todavia marcas de disparos en la pared y, si eres forastero, la policia te interpela. Tuve que salir literalmente quemando rueda de Areias, ese dia aciago.

Brasil fue el último país del planeta en prohibir la esclavitud. Casi hasta el siglo 20 los portugueses y los criollos brasileños arrancaron de sus casas a nativos de África y por la fuerza los obligaron a trabajar aquí. Algunos de ellos se rebelaron.

lampeao_recompensa

En los barracones llamados Sensalas, donde familias enteras se hacinaban como ganado y donde nacieron la Capoeira y el Candomblé, germinó la semilla de la rebelión. Personas esclavizadas escapaban siguiendo a caudillos propios, huyendo hacia su libertad.

El instinto natural les llevo al Sertao, la zona menos habitada, la más difícil de recorrer en su búsqueda. Allí se les unieron mujeres y niños y juntos crearon repúblicas libres, los Quilombos.

Tres generaciones nacieron entre las cercas de estas ciudades, cultivando y pescando, cazando y vigilando caminos y desfiladeros, batallando contra los ejércitos regulares.

Organizadas y autónomas, simbolizaron para toda la población esclava y para todos los oprimidos una oportunidad de recobrar su dignidad perdida, una tierra prometida, y un ejemplo de resistencia posible contra la sumisión forzosa.

Tras varias expediciones de conquista fracasadas, los gobernantes fueron conscientes del peligro que representaba la existencia de los Quilombos para el estado de cosas que les favorecía. Armaron un ejército enorme, cuerpos mercenarios especiales e indios expertos en esos terrenos. Los cercaron uno por uno cortándoles el suministro de agua y alimentos, envenenando los arroyos, incendiando los cultivos que aun quedaban a los sitiados. Asesinaron sin piedad a cualquiera que intentase escapar, ancianos, mujeres o niños, robándoles la categoría de personas.

Un jefe sobre los demás encarnó a todos los que se rebelaron ante el poder esclavista del sistema. Se llamaba Zumbí de los Palmares y resistió hasta la muerte. Es todavía hoy símbolo de lo negro en Brasil, un país que presume de interracialidad pero donde solo un 4% de los universitarios es afroamericano y en cambio el 85% de los habitantes de las cárceles es de color.

El tatuador termina su trabajo. La memoria del Sertao, de Maria Bonita, de Lampiao y de Zumbi de los Palmares continúa viva para todos nosotros.

A pesar de todo.

Anuncios

5 comentarios en “De un desierto oculto, bandoleros decapitados y esclavos libres

  1. Bonito reportaje…como enamorada de Brasil me gusta oir hablar de un tema bastante poco conocido por los no brasileños e incluso por los propios brasileños, y que configura una base importante de su historia y su cultura, sobre todo en la parte norte y nordeste del país.

    Sólo una precisión, lo que llamas “palmares” son en realidad quilombos, los asentamientos de esclavos huidos de las plantaciones y dominios generalmente portugueses. Uno de los más famosos quilombos fué el Quilombo dos Palmares, liderado como bien dices por Zumbí dos Palmares. Los quilombos se encontraban tanto en el sertao, como en la selva (mata atlántica) en el caso de Bahía, y cualquier otra zona donde los portugueses no pudieran encontrarlos.

    …. y esta ha sido mi pequña aportación a la realidad de Brasil, País do Futuro (como escribió Stephan Zweig hace muuuuuchos años)

    Sigue disfrutando del paraíso terrenal!! (Y vete a pillar unas olitas a Itacaré :-))

  2. SOY BRASILERO DE CORAZON DESDE QUE TENIA 6 AÑOS POR MUCHAS RAZONES, ALLA DE LOS 70S, HAY TANTO QUE APRENDER, HAY MUCHO POR DESCUBRIR Y RETRIBUIR A PERSONAS , SOBRE CUYOS HOMBROS SE DESARROLLO GRAAAAN PARTE DE LA RIQUEZA DEL BRAZIL, QUE SE SEPA TODO, QUE SE RECONOSCA TAMBIEN, AGRADESCO A LOS QUE LOHACEN, ES UN ACTO MAS DE HUMANIDAD QUE DE OTRA COSA, ESO NOS DIFERENCIA DEL RESTO DE ANIMALES, SIGO INVESTIGANDO Y LO HARE Y COMENTARE A LOS MIOS, EMPECE ESCUCHANDO MUJER HILANDERA-MULHER RENDEIRA DE VOLTA SECA, MUCHAS GRACIAS…..

¿Quieres dejar tu comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s